Antonio velez ex-alcalde de Mérida

Tuesday, September 12, 2006


ANTONIO Vélez
¿Centrales térmicas? Muy lejos


Habría que analizar seriamente el modelo económico sobre el que va a asentar esta tierra su futuro, pues parece que parte de él podría centrarse en soportar actividades peligrosas que nadie quiere. Me explico: los promotores de una central térmica en La Zarza justifican textualmente su emplazamiento en el área de Mérida por su cercanía a Madrid, "muy deficitaria en términos energéticos", así como en las disponibilidades de agua y líneas eléctricas para transportar sus kilovatios. También en la cercanía a Portugal. Ya sabemos, el mercado Ibérico, el negocio.
Uno lee esas justificaciones y se frota los ojos, porque no entiende esa desvergonzada e hiriente manera de decirnos que nuestro futuro pasa por ser una colonia interior de España. Punto y final a toda la historia de humillaciones y explotación de esta tierra irredenta, humillada, expoliada y vendida. Aunque por otra parte, esa justificación de motivos viene a refrendar descaradamente lo que muchos hemos pensado sobre el largo expolio de las eléctricas a nuestra tierra. Nadie debería ignorar que Franco pagó deudas de guerra a ciertas burguesías vascas, andaluzas o mixtas, con concesiones territoriales de distribución eléctrica. No fue casual que el tan cacareado "Plan Badajoz", se llamara realmente "Plan de electrificación y regadíos de la provincia de Badajoz". ¿Alguna duda sobre quién se lucró vendiendo electricidad ?
Convendría también saber que en Madrid y alrededores no quieren oír ni hablar de centrales térmicas. Basta entrar en internet para ver la oposición social tan abrumadora, enfrentada a los muchos expedientes que pretenden instalar allí esos complejos de producción eléctrica. ¿Quiere decir esto que en Madrid son unos ignorantes y aquí somos unos linces?. Tal vez sea todo lo contrario y el problema resida en que aquí no se tiene conciencia de la dimensión negativa de estas instalaciones, que no son más que la respuesta fácil al enorme aumento de la demanda eléctrica. Y a la falta de opciones innovadoras y sostenibles a esa demanda, por parte de quienes tuvieron el monopolio del sector durante tantos lustros. Y que además pretenden seguir teniéndolo. Quizás en esa intención se enmarquen muchas cosas que están desbordando a esta sociedad, tan desinformada y por ello tan manipulable.
Pues entonces indaguemos en los no tan inescrutables caminos que pudieran unir tantas intenciones entre carburantes, electricidad, o sea térmicas, tal vez refinería, quizás intereses políticos. ¿Tan difícil es?.
Deberían inquietarnos estas pretensiones colonialistas que liquidan las posibilidades de que una sociedad dirija sus destinos, para convertirla en títere de intereses de casta o territoriales. Extremadura, colonia del Madrid rico, de su caja de ahorros, de Iberdrola, del BBV,de los Oriol vascos y los Ybarra sevillanos
Por ello sobran las térmicas en los altozanos de Mérida. La coartada de un exiguo número de puestos de trabajo o la tentación fiscal, son nada frente al riesgo de respirar la contaminación de aguas y tierras o la degradación de unos mármoles, de los que ya vive mucha gente. Y por la seguridad de que conceptos como sol, agua, tierra, fotosíntesis, inteligencia, investigación, desarrollo, innovación, resultarían infinitamente más positivos para nuestro futuro en todos los terrenos. Incluyendo el empleo, la riqueza y la capacidad de decidir por nosotros mismos. Así es que nada de térmicas aquí. ¿Las quiere Madrid ?